lunes, 23 de febrero de 2009

Compañera de emociones

Quienes han pasado por la experiencia de verse obligados a dejar a sus hijos en una guardería sabrán que, como lo indican la mayoría de los comentarios del post anterior, no es una adaptación que solamente involucre al bebé sino más bien a TODA LA FAMILIA, puesto que es un cambio radical en las costumbres de los adultos y en las relaciones del niño también.
La jornada debut fue con tan sólo media hora y con el correr de los días, se fueron sumando minutos bajo la tutela de las maestras del jardín hasta completar el período de adaptación que, a juicio de las profesionales, ha sido exitoso. Porsupuesto que hubieron momentos en los que el llanto estuvo presente al despedirnos por más que fuera corto el tiempo de permanencia en el lugar sin sus papás. Con la ayuda de canciones o actividades lúdicas, todo volvía a la calma y los juegos y el compartir con sus pares fueron ganando terreno día tras día.
Vamos a ser honestos e indicar que en esas primeras jornadas mientras Santiago llevaba a cabo su adaptación nos costaba lograr concentración en nuestras tareas diarias.
Ahh... la foto que ilustra esta entrada es la mochila en donde nuestro hijo lleva todo lo necesario para asistir a su guardería.
Habrá más novedades...

jueves, 12 de febrero de 2009

1, 2, 3 probando, probando...

Ante todo agradecemos los mensajes dejados preguntando por el estado de salud de Santiago. Afortunadamente todo terminó bien. Fueron días duros, con fiebre y llanto pero parece que la tormenta ya pasó y ha vuelto todo a la normalidad. De acuerdo a los que nos informaron luego de la práctica de los análisis correspondientes, no ha sido otra cosa que uno de los tantos virus que afectan a los infantes de todo el planeta el que había ocasionado el malestar en la salud de nuestro hijo.
Precisamente ese inconveniente fue el que hizo postergar por unos días el debut de Santiago en una nueva etapa en su vida. Sí, desde comienzos de esta semana, nuestro hijo está haciendo lo que se denomina como "período de adaptación" en un Jardín Maternal.
Después de deliberar, consultar a familiares y conocidos que están o han pasado por la misma situación nos decidimos e inscribimos a nuestro hijo en este cálido y colorido lugar en donde, esperamos, Santiago pase algunas horas del día al cuidado del grupo de "señoritas", y compartiendo juegos con sus pares.
Huelgan la palabras pero seguramente no somos los únicos ni los últimos en donde la expectativa por el inicio de esta actividad, ha superado ampliamente a los padres más que a quien está directamente involucrado como protagonista central.

 
Plantilla creada por laeulalia basada en la minima de blogger.